Quien gane en el 2018 debe empujar nueva reforma fiscal: BBVA Bancomer

Ciudad de México (ElEconomista).- Independientemente de quién gane la Presidencia de la República en el 2018, es fundamental que se empuje una nueva reforma fiscal que permita aumentar la recaudación, ante las presiones al gasto que implicarán durante los siguientes años el pago de las pensiones públicas y el de participaciones federales, consideró BBVA Bancomer.

Carlos Serrano, economista en jefe del banco, destacó que el país seguirá enfrentando presiones en el gasto durante los próximos años, sobre todo por el pago de las pensiones y jubilaciones.

“México ya ha hecho buena parte de la tarea para resolver esto con la reforma de pensiones de 1997, pero estamos en una transición, porque cuando se hizo esa reforma se estableció que todo aquel que estuviera trabajando en ese momento o antes, tenía derecho a jubilarse en el régimen viejo, y eso va a significar que las asignaciones del gasto de pensiones crezcan; por lo tanto, creemos que México debe hacer un esfuerzo adicional en aumentar la recaudación”, dijo.

El economista agregó que el costo financiero y las participaciones federales a los estados también presionarán el gasto en el mediano plazo. “La Secretaría de Hacienda prevé que las participaciones y el costo financiero representen 3.6 y 2.7% del Producto Interno Bruto (PIB) en el 2023, respectivamente”.

En conferencia donde se presentó el reporte Situación México, detalló que es fundamental que la recaudación por parte de las entidades federativas se incremente. “Los estados tienen capacidad de recaudar impuestos como el predial, tenencia y una diversidad de impuestos, pero, con pocas excepciones, no se realiza”, mencionó.

Recordó que en el 2013 hubo una reforma fiscal que permitió que la recaudación como proporción del PIB subiera de 8 a 14%, pero que es necesario que aumente.

“Nuestra opinión es que habría que lograr algo más, pues 14% es mucho mejor que 8%, pero sigue siendo bajo comparado con otros países con desarrollo similar, y va a ser todavía más importante hacerlo en este contexto de mayores presiones fiscales que veremos en los siguientes años”, expuso.

Serrano estimó que una nueva reforma fiscal debería contemplar un Impuesto al Valor Agregado generalizado, incluyendo alimentos y medicinas, pero buscando mecanismos para no afectar a los más desprotegidos. En el caso del sistema de pensiones, consideró que debe incrementarse el ahorro voluntario y el obligatorio por parte de los trabajadores.

Destacó que el gobierno actual sigue mostrando un compromiso importante con la consolidación fiscal, lo que permitirá que la deuda pública, como porcentaje del PIB, baje al cierre del 2017 por primera vez en 10 años, algo que, dijo, debe continuar.

NO IMPLICARÍA RECESIÓN

Por otra parte, el economista de BBVA Bancomer insistió en que desde este banco ven poco probable que Estados Unidos (EU) salga del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), aunque reconoció que las negociaciones se han deteriorado y el camino se tornó mucho más desafiante por las exigencias del vecino del norte.

No obstante, destacó que en caso de darse este escenario, sólo afectaría al crecimiento de la economía mexicana entre 0.5 y 0.8% sobre el estimado que hoy tienen de 2.0% para el 2018. Ello, empero, no representaría una recesión.

Detalló que sin el TLCAN el arancel promedio de todas las exportaciones sería de 3.5%, aunque sectores como el de vehículos para el transporte de mercancías podría enfrentar aranceles de hasta 25 por ciento.

Por donde sí ve una posible afectación es en la inversión:“Los supuestos serían: una caída en la Inversión Extranjera Directa de 7.4% y una disminución en la inversión fija bruta doméstica de entre 2 y 4% que tendría un efecto negativo sobre el crecimiento del PIB en el 2018 de entre 0.5 y 0.8 puntos porcentuales”.

Pero en caso de que EU, además del TLCAN optara por salirse de la Organización Mundial del Comercio, como lo ha amenazado, la situación sí sería más grave, pero no sólo para México, sino para la economía mundial, estimó el economista.