"El sindicato no volverá a ser patrimonio personal o de familia", señala el dirigente

Puerto Vallarta.- Luego de aprobar reformas a los estatutos del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), Juan Díaz de la Torre fue electo presidente del gremio, con 3 mil 689 votos en favor y 39 nulos, tras desaparecer el Consejo General Sindical para el Fortalecimiento de la Educación Pública, el cual encabezaba desde febrero de 2013, luego de la aprehensión de Elba Esther Gordillo Morales.

Entre las modificaciones estatutarias dadas a conocer por el SNTE, y que entraron en vigor la tarde de ayer, destacan los cambios a la fracción II del artículo 41, con lo que "se autoriza a quien ocupe la presidencia del sindicato, desempeñar cargos de elección popular".

Como Secretario General del Comité Ejecutivo Nacional quedó Alfonso Cepeda Salas, quien se desempeñaba como coordinador del Colegiado Nacional de Administración y Finanzas del SNTE y participó como candidato único a dicho puesto.

Las modificaciones a la organización interna del gremio, establecidas en el séptimo congreso nacional extraordinario del SNTE, también contemplan, entre otros cambios, la creación de un secretario de la presidencia, cargo para el que fue electo Miguel Ramírez Sánchez.

Así como la eliminación del órgano autónomo especializado denominado Ciudad de la Innovación y del Conocimiento –creado por Elba Esther Gordillo–, dado que no se concretó su viabilidad, por lo que se anunció que en su lugar se creó un nuevo órgano auxiliar de la presidencia del SNTE, denominado Sistema Nacional de Tecnologías para la Educación.

Poco después de las 20 horas, los casi 4 mil delegados asistentes al acto, quienes realizaron una maratónica jornada para aprobar en menos de 10 horas los resolutivos de 11 mesas de trabajo, escucharon la lectura de la llamada Planilla Unidad Orgullo y Compromiso, encabezada por Díaz de la Torre como presidente, y Alfonso Cepeda Salas como secretario general.

Antes de las 21 horas se abrió el sistema de votación para que cada uno de los 3 mil 734 delegados efectivos depositaran su voto en urnas. A través de un sistema de pantallas se les iba llamando por su nombre, mientras en el sistema de sonido se les indicaba que pasaran a las mamparas instaladas, con la aclaración de que era "suficiente con poner la palabra unidad" para emitir su sufragio.

Delegados asistentes al encuentro confirmaron desde las primeras horas de ayer que fueron concentrados en las instalaciones del Centro Internacional de Convenciones de Puerto Vallarta, donde, destacaron, "tras el desayuno de inmediato nos fuimos al trabajo en las mesas de discusión que estaban previamente integradas".

A las 12:02 horas, tras emitir un mensaje a los maestros asistentes de las 59 secciones sindicales del país, Díaz de la Torre dio por inaugurados formalmente los trabajos del séptimo congreso nacional extraordinario y aseguró que sus resolutivos "serán válidos".

El dirigente sindical también afirmó que tener el "privilegio" de representar a los maestros no los puede llevar "a pensar que el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación es nuestro patrimonio personal o de familia; eso no volverá a pasar".

A puerta cerrada, y bajo un estricto operativo de seguridad, los delegados se concentraron en los trabajos del congreso sin pausas ni suspender sus actividades para tomar alimentos.

Los acuerdos alcanzados también incluyeron medidas sobre el patrimonio sindical, pues se acordó interponer las acciones legales que correspondan para "indagar el destino del predio Portal del Sol, ubicado en la delegación Cuajimalpa, ya que originariamente el SNTE era dueño de más del doble del territorio que actualmente ocupa y desconoce las circunstancias y las condiciones por las cuales se perdió".

También aprobaron continuar dando la pelea por recuperar obras de arte atribuidas al muralista Diego Rivera, que se encuentran aseguradas por la autoridad tras la detención de Gordillo Morales.

Por la mañana, bajo una estricta y numerosa vigilancia de agentes policiacos de los tres niveles de gobierno, unos 300 maestros disidentes marcharon desde el aeropuerto Gustavo Díaz Ordaz a la sede del congreso nacional para demandar la democratización del SNTE y que se garantice que "sean los maestros de base quienes elijan libremente a quienes son sus representantes".

Tras una protesta pacífica, Saúl Rojas, de la Asamblea Magisterial Democrática en Jalisco, y Epifanio Mendoza, de la disidencia magisterial en la entidad, destacaron que "no nos vamos a meter en si es o no legal este congreso. Eso es un mero distractor; lo que queremos hacer evidente es que el magisterio disidente no ha sido incluido".

Una vez concluida la toma de protesta de las nuevas autoridades del SNTE, Díaz de la Torre dio por concluidos los trabajos del séptimo congreso nacional extraordinario a las 21:37 horas.

Con el grito de "SNTE, SNTE, SNTE", los primeros delegados comenzaron a abandonar el centro de convenciones para retornar a sus estados.

Con información de la Jornada.