Morelos. La maquinaria priista asomó su cabeza con los obsequios de siempre para miles de personas traídas de una decena de municipios morelenses, algunas de las cuales exigieron a gritos a Meade para que se pronunciara en contra del mando único policial.

“¡Fuera mando único!”, gritaron a Meade habitantes de Temixco que están en desacuerdo con la decisión del gobernador Graco Ramírez de unir a todas las policías municipales en un solo mando estatal, lo que ha traído más violencia y corrupción, según los quejosos.

Meade no se salió de su discurso y sólo prometió recuperar la seguridad en la entidad a los morelenses que diariamente pueden atestiguar hasta 10 asesinatos dolosos en un día.

En este acto, el viejo PRI regresó por sus fueros, luego de que los organizadores repartieron playeras blancas con la leyenda del “candidato ciudadano Meade”, así como gorras, sombreros para el sol, mantas, banderines, abanicos, tortilleros y bolsas de agua para aguantar por más de una hora el discurso del candidato que quiere ganar con la estructura priista, aunque él no lo sea.

En toda la utilería electoral estaba ausente el tradicional logo tricolor priista y en su lugar pusieron el apellido del candidato Meade, acompañado de tres triángulos rojo, turquesa y verde de los partidos que hacen la coalición Todos por México: PRI, Panal y PVEM.

Triángulos unidos que, en la jerga periodística, ya le llaman “los Doritos”, por su semejanza con la figura triangular de la comida chatarra que precisamente lleva ese nombre.

https://twitter.com/JuarezCisneros/status/983876283892285440

 

Más información en Proceso