Periodistas de todo el país se enfilan a crear un ente que defienda los derechos del gremio

b_400_200_16777215_00_images_mexico_junio_Mex-periodistas7.jpg

Ciudad de México.- Este viernes concluyeron las mesas de aportación y debate de ideas entre periodistas con la consigna de crear un ente a nivel nacional que defienda los derechos del gremio, así como el establecimiento de conexiones entre reporteros de todo el país para alzar la voz contra la violencia.

En un hecho sin precedente, más de 600 periodistas se registraron a las mesas que tuvieron lugar en las instalaciones del Palacio Postal en el Centro Histórico de esta ciudad, con representantes de 20 estados de la República y organizaciones internacionales interesadas en las propuestas surgidas a lo largo de tres días.

Para la periodista Carmen Aristegui, el evento representa “una gran señal”, ya que la organización nace a partir del descontento por el asesinato del periodista Javier Valdez, fundador del semanario Ríodoce, además de la ola de impunidad en que está envuelto el sector informativo.

Fue más allá: “No solemos organizarnos los periodistas. Eso está clarísimo. Ahora es un momento donde se han sorteado muchas diferencias distancias y desconfianzas que existen entre los medios mexicanos”.

Sin embargo, Aristegui confió en que el resultado de las mesas genere una organización donde puedan converger temas y situaciones de distintos medios y reporteros, para ayudarse mutuamente, además de crear una red contra la impunidad.

Guillermo Osorno, uno de los principales convocantes y creador del portal Horizontal Mx, dejó claro que los trabajos no finalizan, al contrario, aún falta confeccionar el documento en el que estarán los lineamientos para detener la violencia contra el gremio y que incluye los siguientes temas:

Corrupción y/o ineficiencia de instancias locales de procuración y administración de justicia; inoperancia de mecanismos nacionales de seguridad para periodistas; publicidad oficial excesiva y opaca.

También la falta de recursos económicos, operativos y de seguridad de organizaciones sociales de protección a periodistas; autocensura de medios locales como reacción a la violencia.

Así como la informalidad y desprotección laboral de periodistas y la falta de involucramiento de dueños y cuerpos directivos de medios de comunicación.

“Tenemos que pulir y sistematizar todas las propuestas y conclusiones que se generaron en tres días de trabajo. Va haber un documento, pero es un trabajo de por lo menos, los próximos dos meses”, precisó Osorno a Apro.

El periodista aclaró que también se tiene que definir el tipo de organización que se va a formar, porque hay una demanda muy clara por tener voz ante el estado y la sociedad.

En este contexto, Carmen Aristegui dijo que los periodistas tienen el pendiente de dar el mensaje claro a la sociedad, sobre la violencia que vive el gremio.

“Los periodistas y comunicadores no hemos podido dar el mensaje claro sobre el tema de violencia al sector. Estamos en una sociedad mexicana que ha estado sometida a un espiral de violencia tan extendida, tan prolongada, con miles de muertos y desaparecidos, que parece que estamos en una especie de colapso de justicia que no es capaz de enfrentar una montaña de muertos”, alertó.

Luego, profundizó:

“Es una sociedad que está sometida a una sobreexposición violenta y que es muy difícil tocar esas filas a final de cuentas el fenómeno de violencia de pronto parece paisaje, hay normalidad en que se hable de muertos y decapitados y eso es parte de la tragedia nacional”.

El tema aquí, enfatizó, es que los periodistas encontremos las maneras de decir las cosas para que la sociedad entienda.

Yo creo que no se le puede reclamar a la sociedad mexicana que nos deje solos y más bien hay que encontrar la manera de comunicar a la sociedad y decirle que si la sociedad no tiene periodistas actúen con independencia editorial y el compromiso con los lectores y audiencias y televidentes, pues esa sociedad es la que está más desvalida que los propios periodistas”, aseguró durante la conclusión de las mesas de trabajo.

Vía Proceso