* Dentro de la causa penal 48/2017, el Juez de Control de El Amate vinculó a proceso por el delito de Despojo Agravado a seis personas detenidas en el marco del operativo de restitución de la Torre Chiapas en Tuxtla Gutiérrez, el pasado 2 de febrero.

Pero ¿Quién está atrás de los presuntos empresarios que desde hace tiempo y de manera violenta vienen reclamando pagos al gobierno actual?

El líder, entre comillas, es un sedicente empresario que en el gobierno de Pablo Salazar Mendiguchía fue alto funcionario al lado de Martha López Camacho, esposa del entonces gobernador. Es muy amigo del Cónsul en Orlando Florida, Juan Sabines Guerrero; fue candidato a la alcaldía de Tuxtla Gutiérrez en 2015 y de pronto resultó hombre de negocios.

Se trata de Rafael Jiménez Arechar quien creó una agrupación llamada Empresarios Chiapanecos Organizados desde donde han pretendido mediante la coacción y el chantaje que el gobierno actual les pague montos gigantescos que suman más de 190 millones de pesos y que bien pueden usarse para obras y servicios en beneficios de los chiapanecos.

Se ha documentado que es un jugoso negocio el del señor Jiménez Arechar pues, según denuncias, estaría cobrando el 30 por ciento de comisión a los empresarios a quienes ya se les pagó 62 millones de pesos en un pago inicial, de los cuales se dice que para el señor Arechar fueron 18 millones 600 mil pesos de comisión.

Los presuntos empresarios están cobrando facturas de 2009, 2010, 2011 y hasta noviembre de 2012. En la revisión de las facturas se detectó que algunas son apócrifas, pertenecen a empresas que ya se dieron de baja en el SAT, con sobreprecios exagerados y sin soporte de ningún contrato.

El gobierno se había tardado en poner orden. La detención de Jiménez Arechar y otros que se dicen empresarios no es ninguna represión política ni cacería de brujas, sino un acto en el marco de la Ley para restablecer el Estado de Derecho y la legalidad.

Nadie puede estar por encima del Estado de Derecho y el gobierno está obligado a vigilar su estricto respeto.