"El desplazamiento interno consiste en que “las personas huyen de su lugar de residencia porque temen o fueron víctimas de la violencia generalizada, de un conflicto armado, de las violaciones de derechos humanos o de las catástrofes naturales sin cruzar la frontera”

De enero a diciembre de 2017 se registraron 25 episodios de desplazamiento interno forzado masivo en México, afectando a 20,390 personas.

Los desplazamientos se registraron en al menos 9 estados, 27 municipios y 79 localidades.

 

El 60% de la población desplazada en México el año pasado era indígena, específicamente de las comunidades tzotzil (Chiapas), nahua (Guerrero), rarámuri y tepehuanes (Chihuahua), purépecha (Michoacán) y mixe (Oaxaca).