Una vez más marcas internacionales llegan a México a comprar ropa de mujeres artesanas, sin embargo tiempo después venden prendas con los mismo diseños y bordados

 

 

La organización Impacto continuarán evidenciando la falta de ética de estas marcas o diseñadores. “El colmo, además de robarse el patrimonio, es que el consumidor ni siquiera está recibiendo un producto de calidad ni que está integrando el valor de la comunidad. Esa calidad tan chafa también la tenemos que visibilizar para que el consumidor aprenda cómo comprar”.

 

Fuente: Animal Político