Cerca del 80 por ciento de las poco más de 22 hectáreas que conforman la Reserva Ecológica “Quenvó Cuxtitlalli”, ubicada al de SLCL ha sufrido un severo daño ambiental por parte de un pequeño grupo de invasores, acusaron pobladores y activistas de esa región.

Durante una conferencia de prensa a las afueras del Palacio de Gobierno, lamentaron que por intereses políticos, pasadas administraciones permitieran que alrededor de 40 personas, encabezadas por José López Pérez y Alonso López Mendoza se apoderaran de uno de los “pulmones” de esa zona de los Altos de Chiapas. 

Acusaron como principal responsable de este ecocidio al exedil Marcos Cancino, es decir como uno de los principales promotores de las invasiones en esta colonial ciudad; “como compensación electoral dejó que esa invasión se extendiera y se adueñara de la reserva Quenvó Cuxtitlalli”, aseveró Saúl Martínez Núñez, representante de los inconformes.

Mencionó que a más de siete años que se presentó  esa  invasión, encabezado por un grupo denominado Molino  de los Arcos, las autoridades no han actuado pese a que es una reserva los daños al ecosistema de esa zona son visibles y alarmantes.

“Esa zona es parte importante de los humedales de San Cristóbal de Las Casas, desde que se asentó ahí el grupo invasor se ha visto seriamente amenazada la producción de agua, pues han deforestado en más del 70% el bosque compuesto por encino-pino”, destacó.

Lo más preocupante, señaló el representante del barrio Cuxtitlalli es que el grupo invasor es altamente violento, en varias ocasiones que han tratado de reforestar han sido agredidos con disparos de armas de fuego.

“No entendemos por qué aún no actúan en contra de estas personas, si ha sido muy evidente su actitud violenta y sobre todo su relación con actores políticos de ese municipio”, indicó.

Lamentó que dichos invasores demuestren más poder que las autoridades municipales, tan es así que en esa reserva ya construyeron algunas propiedades y además echaron andar un parque “ecológico”. 

Esta problemática, detalló, afecta a por lo menos seis mil personas y lo más preocupante es que la tubería que pasa por esa reserva es constantemente vandalizada, lo que los deja sin el servicio de agua potable.

 

Con información Sie7e de Chiapas