El presidente en Chiapas de la Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados (Canirac), Guillermo Acero Bustamante, confirmó que aunque se mantiene el estado en semáforo rojo por los altos contagios de Covid-19, hasta el momento siguen laborando más de nueve mil establecimientos (más del 50 por ciento) que están afiliados al organismo, pero con una clientela mínima.

Recientemente, recordó, sostuvieron una reunión con personal de la Secretaría de Salud para expresar la grave crisis que enfrenta el gremio y para que permitieran la continuación de las actividades, respetando siempre todas las medidas sanitarias.

Recordó que desde el 1 de julio, el 70 por ciento de los agremiados abrió sus puertas, sin embargo, días después, el 20 por ciento declinó por falta de seguridad sanitaria, debido a que existe una responsabilidad que se tiene que cumplir en la implementación de los protocolos.

El líder del sector comentó que aunque la industria restaurantera trabaje con un aforo del 50 por ciento de los comensales, con ese porcentaje la gran mayoría del sector no llega al punto de equilibrio, pero sí permite la generación de recursos para pagar sueldos de trabajadores y de créditos que adquirió el gremio.

Los restauranteros que están operando en Chiapas en estos momentos, aclaró, cuentan con un protocolo de sanidad que garantiza la reducción de contagios por el Covid-19. “Queremos dar la seguridad a todos los comensales que un restaurante de Canirac es un lugar seguro, que llegarán a un lugar con toda la seguridad para evitar los contagios”, agregó.

Acero Bustamante enfatizó que, aunque la apertura de los negocios inició el pasado 1 de julio, la afluencia de los comensales ha sido limitada, no se desbordaron en estos espacios; están llegando con mucha cautela y la encuesta interna que hicieron los empresarios reveló que sólo recibieron a un 20 por ciento de clientes, muy por debajo del punto de equilibrio.

Todos los comensales que están llegando, remarcó, obedece a un consumo interno, es decir, son personas de la misma entidad; por el momento no han tenido registros de visitantes que vengan del interior del país o del extranjero, debido a las restricciones sanitarias que existen.

La proyección que tienen los empresarios, dijo, es que en los siguientes meses puedan encontrar un punto de equilibrio en los negocios, que pudiera abarcar hasta un 60 por ciento de los usuarios de forma permanente en los restaurantes.

La situación no es fácil, consideró, debido a que la población está más sensibilizada sobre la pandemia, “es mucho mejor que haya mil personas en las calles con cubrebocas y con todas las medidas, a que haya un número menor pero sin las medidas sanitarias”, complementó.

El gremio, explicó, también iniciará una campaña para que la población entienda la necesidad de protegerse cuando salga a las calles, para que cuiden de la salud personal y familiar, lo que abonaría a evitar multas por parte de las autoridades municipales, considerando que es obligatorio el uso del cubrebocas.

Finalmente, las empresas están funcionando en el horario que permite la licencia de funcionamiento, sin embargo, se está priorizando la venta de alimentos a los clientes antes que la entrega exclusiva de bebidas alcohólicas.