En Chiapas, es la primera vez que 11 Colegios de profesionistas de las diversas ramas de la ingeniería y arquitectura se involucran en las obras públicas del estado, tal es el caso de la construcción de la obra del paso a desnivel vehicular que se ejecuta en el Libramiento Sur y 11 Poniente de Tuxtla Gutiérrez.

En conferencia de prensa, los representantes de los distintos colegios de profesionistas puntualizaron que supervisarán el proyecto en cuestión, de forma coordinada con el Gobierno de Chiapas, a través de la Secretaría de Obras Públicas. 

Detallaron que, por primera vez en materia de obras públicas, la inversión destinada es para Chiapas, debido a que comprende la participación, así como la asignación de recursos económicos para los chiapanecos del gremio de la construcción. 

Asimismo, explicaron que el proyecto cuenta con una planeación precisa de los trabajos que se realizarán, con base en estudios de impacto ambiental, inversión costo–beneficio, movilidad de la zona, vialidad, tránsito, origen–destino, geotecnia–interacción del terreno y la construcción, entre otros. 

Con respecto a las normas de calidad, expusieron que se efectuarán controles de calidad estrictos; así también resaltaron que la supervisión estará bajo la responsabilidad de dos personas de cada colegio, para que el desarrollo de la obra sea conforme a lo planeado. 

Resaltaron que en los próximos 60 días se verán avances significativos; por ello le pidieron a la ciudadanía que tenga paciencia, puesto que al finalizar el proyecto contarán con pasos de cebras; semáforos; ciclovía; además de que el sistema eléctrico será subterráneo y se actualizará el sistema de alcantarillado y agua potable. 

Cabe mencionar que este proyecto es una inversión de más de 173 millones de pesos que destinó el Gobierno de Chiapas a través de la Secretaría de Obras Públicas y que conjuntamente trabajará con los 11 colegios del gremio de la construcción.

La realización de dicho proyecto está contemplada en 240 días, sin embargo, por la temporada de lluvias se prevé reducir a 180 días, para ello se trabajará doble turno y en tres frentes para avanzar y reducir las molestias a la población.