El Instituto Nacional Electoral (INE) advirtió que, ante el anuncio del recorte de más de mil 072 millones de pesos a su presupuesto, el órgano electoral “podría entrar a una zona de riesgo”.

“El recorte anunciado, sumado a algunas propuestas de reformas electorales que se han planteado en el Congreso, demuestra un intento por limitar a la autoridad electoral y hace que no se perfilen buenos tiempos para la recreación de la democracia”, apuntó en un comunicado difundido este jueves.

Por ello, hizo un llamado a todos los actores políticos y “a la soberanía nacional representada en la Cámara de Diputados”, para cuidar la fortaleza del INE y de todos los órganos autónomos.

 
El recorte anunciado por algunos diputados, abundó, se hace al presupuesto operativo del INE y no afecta los recursos que se entregan a los partidos.

Es equivalente a cerca del 9% de lo solicitado por el INE para en 2020 expedir cerca de 16 millones de credenciales e iniciar en septiembre el proceso electoral federal 2020-2021, que será el más grande de la historia, indicó.

 
“Este sería el recorte más grande de la historia del INE, justo cuando se comienza a organizar la elección más grande de la historia, porque habrá alrededor de 6 millones más de ciudadanos que votarán en 2021 en relación con 2018, cuando se elegirán casi 3 mil 200 cargos en disputa (15 gubernaturas, 29 congresos locales y en 30 entidades se renovarán los ayuntamientos)”.

Añadió: “El INE podría entrar a una zona de riesgo, porque se trata de organizar una elección para permitir la recreación de la democracia y de darle elementos de identidad a millones de mexicanas y mexicanos”.

Subrayó que reconoce la importancia de los programas sociales que puedan verse beneficiados con los recursos recortados al Instituto, “pero la paz pública, la estabilidad política y la estabilidad económica dependen de que haya elecciones confiables, bien realizadas, con condiciones de equidad, como las que ha organizado el INE en los últimos años”.

El problema que podría presentarse ante un recorte de esta naturaleza, advirtió, no sólo es para el Instituto, sino también para la sociedad mexicana, ya que se debilita la capacidad para enfrentar los desafíos de la democracia.

“Con esta decisión, si prospera, se van a poner en riesgo los derechos de los ciudadanos y, sobre todo, la capacidad probada de poder organizar elecciones de manera equilibrada y cierta como hasta ahora”.

 


Remató: “Sin un INE funcional, sin un INE capaz de brindar servicios ni de arbitrar elecciones equitativas, en condiciones de equidad, bien fiscalizadas, la paz pública, la estabilidad política y la estabilidad económica se ponen en riesgo”.

 

Con información Proceso