Washington les pidió “salir del camino” para garantizar elecciones libres y la pacificación del país; los muertos en las protestas ya son 32

Estados Unidos advirtió a los aliados del expresidente de Bolivia, Evo Morales, que deben hacerse a un lado para que las próximas elecciones sean “libres, justas e inclusivas”.

El secretario de Estado estadunidense, Mike Pompeo, prometió el apoyo de EU al gobierno de transición encabezado por Jeanine Áñez, que asumió después de que Morales renunció acusado de fraude en las elecciones del 20 de octubre, día en que estallaron las violentas protestas, que han dejado 32 muertos.

Aquellos que participaron en las escandalosas irregularidades y la manipulación de los votos en las fallidas elecciones del 20 de octubre deben, por el bien de Bolivia, hacerse a un lado y dejar que los bolivianos reconstruyan sus instituciones”, agregó.
El gobierno de Áñez declaró que demandará a Evo Morales ante el Tribunal Penal Internacional por crímenes de lesa humanidad.

El ministro de Gobierno, Arturo Murillo, anunció el miércoles que el gobierno denunciaría a Morales por una conversación telefónica con un dirigente sindical, cuyo audio difundió el propio Murillo, en la que el líder indígena presuntamente ordena a sus simpatizantes dar “dura batalla a los fascistas y racistas”.

Va a ser hora de combate, combate, combate”, dice la voz atribuida a Morales, que pide que hagan “cercos de verdad” de modo que “no entre comida a las ciudades”.
Al respecto, Morales afirmó: “Denuncio al gobierno de facto en #Bolivia por crear un montaje con intención de hacerme un juicio internacional”.

Añadió que Áñez “apela a la manipulación judicial para encarcelar a líderes antiimperialistas”.

 

RECIBE TARJETA MIGRATORIA


El Instituto Nacional de Migración entregó ayer al expresidente boliviano, Evo Morales, quien se encuentra asilado en México desde el pasado 12 de noviembre, la tarjeta que lo acredita como residente permanente.

Luego de las elecciones del 20 de octubre, en las que Morales buscaba un cuarto mandato, estallaron protestas en las que lo acusaban de fraude. El mandatario dimitió y recibió asilo en México por razones humanitarias.

Por su parte, Evaliz Morales, hija del expresidente, renunció al asilo que México le otorgaría y para el cual recibió el pasado martes un salvoconducto, informó la canciller boliviana, Karen Longaric, de acuerdo con el diario local Página Siete.

Ayer mismo, el Movimiento al Socialismo (MAS) afirmó que Evo no será su candidato en los próximos comicios generales que el gobierno interino y opositores intentan coordinar para superar la crisis política, según un aliado del líder indígena.

Ante ello, Evo Morales dijo que tiene “derecho de presentarse” a una nueva elección, pero se declaró dispuesto a “renunciar” si su candidatura favorece la “pacificación del país”.

-De la Redacción

 

PRESENTAN PROTESTA FORMAL ANTE MÉXICO


El gobierno provisional de Bolivia presentó ayer una “protesta formal” ante México por las manifestaciones del expresidente Evo Morales que, a juicio del gobierno encabezado por Jeanine Áñez, “contravienen” su condición de asilado político, informó la Cancillería en un comunicado.

Bolivia le expresó además “su profunda molestia” por permitirle al expresidente efectuar declaraciones que evidencian su “actividad conspirativa” contra el gobierno que dirige la derechista Jeanine Áñez, anota la declaración.

En el comunicado, la Cancillería hace referencia a la difusión, el miércoles, de un video en los medios de comunicación y redes sociales que “muestra actividad conspirativa realizada por el señor Juan Evo Morales Ayma”.

El gobierno interino pide al mexicano “que se cumpla con las normas y principios del derecho internacional”.