Como ya ocurriera con Chernobyl, la nube se ha propagado al oeste y al sur de RUsia


Holanda explica que este hecho "indica daños de un elemento combustible en una planta nuclear"

El 27 de junio, de haber sido parte de la serie alemana Dark, se hubiera producido el temido apocalipsis, pero lo cierto es que a menudo la realidad supera a la ficción, y en las últimas horas, se ha detectado una misteriosa nube radioactiva en el norte de Europa cuyo origen, en este momento, sigue siendo desconocido. Sí que se ha averiguado que la mancha proviene de Rusia, y algunos científicos vaticinan que podría haber salido directamente de Chernobyl, planta que fue asolada en el pasado.

Nos tenemos que remontar a abril de 2020 para hablar de los incendios que comenzaron en el área de dicha central nuclear y que provocaron un aumento de la radiación, hasta niveles 5 veces por encima de los permitidos. Países Bajos, tras consultar a los expertos, creen que está aquí su origen, y en concreto, en los daños que podría haber recibido un elemento combustible de la planta ubicada en la ciudad abandonada de Pripyat.

Suecia, sin embargo, es más cauta: "no es posible confirmar de momento cuál podría ser la fuente de este aumento en los niveles de radioactividad o dónde se originó la nube (o nubes) que contienen isotopos radioactivos que supuestamente han estado circulando sobre el norte de Europa". Habrá que esperar para saber con exactitud cuál ha sido el problema que ha originado este nuevo contratiempo vivido durante 2020.